martes, 15 de agosto de 2017

Leila Waddell: La famosa Mujer Escarlata de Aleister Crowley. De nuestra Señora Babalon y de la Bestia que Monta…



Leila Ida Nerissa Bathurst Waddell, también conocida como Laylah (10 de agosto de 1880 - 13 de septiembre de 1932) era una belleza voluptuosa y se convirtió en una famosa Mujer Escarlata de Aleister Crowley, y una poderosa figura histórica en la magia y Thelema. Waddell nació en Bathurst, Nueva Gales del Sur.
Crowley la trató con familiaridad como "Laylah" y fue inmortalizada en su libro The Lies of Lies de 1912  y su autobiografía The Confessions of Aleister Crowley.  Crowley se refirió a ella varias veces como "Divine Whore", "Madre del Cielo", "Hermana Cibeles" y "Mujer Escarlata". Estudiaron lo oculto y tomaron mescalina juntos. El famoso Libro de las Mentiras de Crowley se dedicó en gran parte a Waddell, con poemas como "Platypus" y "Waratah Blossoms". Una fotografía de ella en ritual se reproduce en el volumen.
Waddell era una consumada escritora, maga y miembro fundadora de la compañía original de los Ritos de Eleusis. En octubre y noviembre de 1910, Crowley presentó a Waddell y a otros miembros de su orden mágico Argenteum Astrum, en su serie de dramáticos ritos mágicos planetarios, los Ritos de Eleusis, en el Caxton Hall de Londres.
Laylah era, posiblemente, la musa más poderosa de Aleister Crowley, ya que inspiró numerosos poemas, además de numerosos capítulos en El Libro de las Mentiras.
Crowley escribió en dos de sus cuentos sobre Leila - "The Vixen" y "The Violinist".


LA MUJER ESCARLATA.

Yo, la Bestia 666, soy llamado para mostrar esta adoración y enviarla al mundo. Por mi Mujer llamada la Mujer Escarlata, que es cualquier mujer que recibe y transmite mi Palabra y Ser Solar, es cumplida mi Obra; ya que sin la mujer el hombre no tiene poder.

El Trabajo de Djeridensis

El CAPÍTULO ONCE de Magia (k) de Crowley (en la edición original) se titula “De nuestra Señora Babalon y de la Bestia que Monta...”.


Empieza:

Los contenidos de esta sección, aunque concierne a Nuestra Señora, son demasiados importantes y sagrados para publicarlos. Ellos son solo comunicados por el Maestro Therion a aquellos alumnos escogidos y en enseñanza privada.

No se reclama que los contenidos del presente capítulo constituyan la instrucción privada mencionada en Magia (K), pero sí que la siguiente interpretación de la Fórmula de la Mujer Escarlata está basada sobre un estudio del material no publicado que posiblemente formaron los fundamentos de tal instrucción.
El adjetivo escarlata hace referencia a la Corriente Draconiana sobre la que está basado el Nuevo Eón, ya que es el color de Ares, Orus u Horus. Aries en el zodíaco también representa al Hombre Verde, el Poder Vernal del Sol.
Escarlata es el color de la llama que inicia la anual corriente vernal que “se venga” de la aridez y oscuridad de los meses de invierno.
En otro sentido, el escarlata equivale a la sustancia roja de origen femenino, el menstruum primario de energía mágica, y también con el aspecto lunar negativo y destructivo o magia “negra” y brujería.
Es en este sentido que la Mujer Escarlata equivale a Kali, que es primariamente una Diosa de los periodos estelares y lunares, y por lo tanto del Tiempo.
Uno de los primeros métodos de contar el tiempo fue por medio de las emanaciones periódicas de la hembra del cinocéfalo, que los antiguos sacerdotes Egipcios usaban para este propósito (2). El Tiempo es el menstruum en el que todas las formas materiales surgen, se transforman y finalmente se disuelven.

ALEISTER CROLEY Y EL DIOS OCULTO

“La mejor sangre es la de la luna, la mensual,” dice AL. Esto se refiere particularmente al aspecto Kali de la fórmula. La mejor, es decir, para trabajos de disolución o transmutación; la mejor, en otras

palabras para la Magia (k) o energía con tendencia al Cambio.

El nombre de Babalon, que se usa para designar el oficio de la Mujer Escarlata, difiere de la versión del Apocalipsis no únicamente en su ortografía (3) sino también por las siguientes razones. El concepto bíblico de la Mujer Escarlata es ya una corrupción de aquella antigua tradición mágica de la que -fuera de los Santuarios de Iniciación- solo se recuerda en la forma de los templos de prostitución.

La tradición está mejor preservada en las doctrinas de los Tantras Hindús y tibetanos que describen las ceremonias que envuelven el uso de las kalas (medicinas) que desprenden las exudaciones de las sacerdotisas especialmente entrenadas. Las “mujeres de dulce fragancia” (suvasinis) tienen una correlación más que literaria con el “dulce perfume de exudación” del que habla AL, I, 27. La fórmula de la Mujer Escarlata es la fórmula de la Suvasini.

Babalon significa “la puerta del sol”; ella admite la fuerza solar a través de su puerta,
estrecho, hendidura o raja (i.e. pudenda). Como la raja ella es la Luna, o el Sol reflejado en el Ojo del Amenta; el ojo izquierdo del Espacio como el Sol lo es del derecho. Así el Vama Marg, literalmente el Sendero Izquierdo, o el Sendero que envuelve el uso de la mujer, la feminidad considerada como el aspecto izquierdo o lunar de la creación en distinción del Dakshina Marg, que envuelve la corriente solar, lo masculino o el aspecto denominado de la mano derecha.
En otro sentido, Vama Marg es el aspecto esotérico del Tantra, mientras que el aspecto exotérico corresponde al Dakshina Marg. Estas distinciones no tienen nada que ver con magia “blanca” y “negra”, como con frecuencia se presupone erróneamente.

El nombre Babalon equivale numéricamente a 156, mientras que la corrupta forma del Apocalipsis, Babilonia, totaliza 165 -un número sin ningún significado cabalístico especial. Uno-cinco-seis, con esta numeración, se esconden muchas ideas concernientes a la función de la Mujer Escarlata. Por ejemplo, es el número de TzIVN, Zion, la Montaña Sagrada; es también el número de la Ciudad de las Pirámides bajo la Noche de Pan (4), en la que se puede entrar y explorar a través del uso mágico de Babalon. Es también, de acuerdo al Liber 418 (5), el número de Caos, que es un concepto de singular importancia en la cábala de Thelema ya que es un nombre secreto de la Bestia. Babalon es de esta forma identificada con su verdadero Señor.
Otra correspondencia importante con el número 156 es sen-hru, un término usado por los antiguos Egipcios para señalar el día del solsticio de verano, cuando el Ojo de Horus (i.e. La Luna) está llena, y el año se ha completado. El número 156 es por lo tanto un símbolo perfecto de la mujer inspirada mágicamente (i.e. la Mujer Escarlata); es también su fórmula numérica, que es la del Cambio y Manifestación -Escorpio y Capricornio.
La aprehensión de la intercambiabilidad de estos símbolos requiere del uso de un tipo especial de facultad mental, aquel de ser capaz de distinguir e identificar simultáneamente conceptos aparentemente contradictorios. La contradicción solo existe en relación a la mentalidad que lo concibe. Una vez  esto es aprehendido, la iniciación llega a ser posible y la mente se trasciende a si misma por medio de la reconciliación de opuestos.
El Visvakosatantra dice: “Ninguna adoración es válida sin las mujeres (sakti), pescado y carne.”. Similarmente, un texto Sahajiya declara: “Si tú mismo no te sometes a una manjari (mujer) sino que simplemente confías en el conocimiento teórico de las cosas, no hallaras a Krishna por medio de la cultura espiritual. Como dice Manindra Bose (6) “los Sahajiyas no usan pescado o carne en el cultivo místico, pero en cuanto al tema de la necesidad de mujeres, tienen la misma idea de la utilidad de una compañía femenina como la que se predica en los Tantras”.
Un iniciado Tántrico comentando sobre el Vama Marg describe a la suvasini como: “mujeres de dulce fragancia… seleccionadas para representar el papel de Madre. Ellas son solicitadas como el único recurso… y aunque hay tantas en número como dieciséis mujeres escogidas, en una de las formas más raras de magia que pertenece a esta escuela de adoración, el punto focal maestro es la mujer, la única y exclusiva, la Suvasini.”
Crowley estuvo trabajando la misma fórmula y explicó los mecanismos en su Diario mágico (7).

La fórmula del Eón, 418... No es, como se pudiese esperar de Horus, sino de Cheth, el Carro. Una fórmula de ir. Es la de la Casa de la Luna, el cuerpo del Cambio. Esto equilibra al Solar 666: “él es siempre un sol y ella una luna” (AL, I, 16). La Mujer Escarlata es por lo tanto lunar. Yo soy el Blanco y ella es el Rojo de la perfección alquímica; y mi fallo ha sido debido a la carencia de ella en la que todo el poder le ha sido dado. Yo he logrado mi propia iniciación de forma bastante concienzuda y ágil, pero no he sido capaz de manifestarlo en poder por falta de ella.

Crowley después enumera varias Mujeres Escarlata que le han asistido durante los principales trabajos mágicos.

La vidente Ouarda (i.e. su esposa, Rose Kelly), candidata No.1, me dio el poder para recibir El Libro de la Ley. Virakam (Mary d’Este Sturges), No.2 me dio el Libro 4, en parte, pero se desmoronó, seguramente a causa de mi propia falta de fe en ella, más que su bastante justificada desconfianza hacia mí. Ninguno de nosotros se entregó completamente sin reservas a la Obra. Tercera, Soror Hilarion (Jeanne Foster) me dio el Niño que fue Prometido (i.e. Frater Achad, el “hijo mágico” de Crowley), y probablemente me ayudó a la obtención del Grado de Magus. Cuarta, Soror Ahitha (Roddie Minor) me ayudó a construir el Templo de Júpiter. Todavía no puedo apreciar el efecto de esto; pero si, en general, la Obra fue desfigurada, como aparenta ser el caso, debo otra vez reprocharme por mi imperfecta conexión. Estoy seguro que siempre estuve desbaratando los planes de los Dioses debido a la imposición de mis propias ideas racionales de la forma adecuada de hacer las cosas. Quinta, Almeira (Bertha Bruce), de cuya vocación no puedo dudar, parece haber fallado del todo, a menos que me diese aquella pobre relación que necesitaba. Pero yo no puedo divisar si ella está todavía en el ministerio… Ouarda fue Fuego del Arquero (i.e. Sagitario); también lo fue Hilarion; Virakam fue Aire, de la Balanza (i.e. Libra); Ahitha, Fuego y Tierra del Carnero (Aries) y del Toro (Tauro); Almeira, Aire de los Gemelos (Géminis).



Es necesario en este momento explicar la fórmula y función real de la Mujer Escarlata, y el uso de las vibraciones ocultas que ella emana.
En la literatura Tántrica, la suvasini es una “sacerdotisa” en el sentido de que ella es el vehículo escogido de la Diosa Suprema o Poder mágico (Mahashakti). Su cuerpo contiene zonas de energía oculta íntimamente relacionadas con la red de nervios y plexos asociados con las glándulas endocrinas. Como Diosa Suprema, ella es representada yántricamente (10) por el Shri Chakra y mántricamente (10) por las vibraciones secretas que invoca la energía Creativa primordial en su forma lunar o femenina (i.e. en una forma especialmente adecuada a la manifestación).
Su mantra nunca ha sido puesto por escrito porque solo puede transmitirse oralmente. El Shri Chakra es por consiguiente la firma de la Mujer Escarlata ya que delinea la fórmula de la Diosa (sea de Nuit, Isis, Kali, etc. no se hacen diferencias).
Cuando el Gran Poder mágico (Kundalini) se despierta a la actividad, energetiza los chakras del cuerpo de la Mujer Escarlata, generando vibraciones que influencian la composición química de sus secreciones glandulares. Después apropiándose del amrit (“néctar”) precipitado en algún chakra dado, estas vibraciones se comunican a los fluidos que fluyen desde el orificio genital.
Las fragancias emanando desde cada chakra están así disponibles para su uso por el sacerdote o “bestia” (11), que las devora y transmuta en ojas - energía mágica.
Hay tres métodos fundamentales para obtener estas vibraciones vaginales o kalas. Una de ellas es de interés particular para los Thelemitas ya que es equivalente a la antigua formula Egipcia de Nuit, la diosa del cielo nocturno, representada antropomórficamente por una mujer desnuda arqueada sobre la tierra (12).
En los Tantras, a esta postura se le llama el Kailasa Prastara; la diosa elevándose sobre sus adoradores como el Monte Kailas (13) desde el cual el frío curativo de sus nieves mana hacia abajo. La más antigua imagen de esta fórmula, como está pintada en la Estela de Ankh-af-na-Khonsu, muestra a una mujer de manos y de rodillas que sugieren el viparita maithuna un modo de congreso inverso descrito en algunos de los Tantras más antiguos y en ciertos escritos ocultos de los árabes.
El Viparita maithuna es también simbólico de la total reversión de los sentidos necesaria para el pleno despertar de la Serpiente de Fuego.
Ankh-af-na-Khonsu, un sacerdote de Amón Ra en la Dinastía XXVI, fue un previo avatar de Therion (la Bestia). Khonsu, literalmente significa “el viajero del cielo nocturno” y señala no solo a la luna sino también a las estrellas o kalas que acompañan a la luna en su fase nocturna o femenina (14). Ankh-afna- Khonsu concentró dentro de sí mismo la vida o energía vital (Ankh) de la  (af-na) Luna (Khonsu), siendo la luna el Shri Chakra: Luz como el medio de manifestación.
El Shri Chakra es la luna en su plenitud, el loto en su completo florecimiento, la Flor que en las fases graduales de su ciclo, emana catorce rayos (uno para cada día de la quincena) que culmina en el completo círculo de los quince (15).
Un círculo tiene 360 grados y el Shri Chakra es como tal círculo. Este ha sido igualado, por algunos comentadores, con el ciclo anual de 365 días, los cinco días perdidos son despreciados ya que son inexplicables al no iniciado. Sin embargo cuando la fórmula fisiológica de la Mujer Escarlata es entendida, se ve que estos cinco días representan los cinco días negativos de su ocultación en cada “luna” o mes, que es el ciclo periódico o el círculo completo de la mujer humana.
Los quince grados o pasos de esta progresión de la luna nueva a la luna llena, de la virginidad a la maternidad, estaban íntimamente relacionadas con el pulso mensual de la mujer escogida para los rituales secretos del Círculo Kaula (o Kala) que es el genuino Vama Marg o el Sendero de la Diosa Suprema.
Deidades particulares fueron asignadas a los días y noches de las quincenas oscuras y brillantes que constituían el mes entero o luna.
La quincena oscura comprendía el periodo de la luna llena hasta la luna nueva; la quincena brillante desde la nueva hasta la luna llena. Estos quince grados fueron concebidos como rayos o dígitos de la luna: ellos no se relacionaban solo con la luna celeste y su influencia oculta sino que también, y de una forma más significativa, con la luna física de las mujeres seleccionadas para el trabajo mágico.
Del dieciseisavo rayo o dígito de la luna, mana “el néctar de suprema excelencia”. Como dice el Lalitasahasranama, “la luna exhibe quince fases en su crecimiento y en su declinación. La parte dieciseisava, cuando el Tiempo se detiene, es cuando y donde la Divinidad se encarna”. El Tiempo es Kali, la Diosa Quince, y la kala que transciende el tiempo es conocida como el dieciseisavo dígito o rayo.
Catorce secreciones genitales femeninas son explicadas por la Ciencia Occidental (16), la número quince y dieciséis permanecen sin descubrir, aunque han sido conocidas y usadas por Iniciados orientales desde tiempos inmemoriales; ellas se manifiestan únicamente en las emanaciones vaginales de la Suvasini completamente preparada.
Los escritos de los Siddhas (Adeptos) Tamil contienen serias advertencias concernientes a los peligros de evocar estas kalas en un chakra que no ha sido adecuadamente preparado para recibirlas, y en AL, II, 26, Hadit exclama:


“Yo soy la Serpiente secreta enroscada a punto de saltar: en mi enrosque hay gozo. Si yo levanto mi cabeza, Yo y mi Nuit somos uno. Si yo bajo mi cabeza y lanzo veneno, entonces es el arrebato de la tierra, y yo y la tierra somos uno. Hay un gran peligro en mi…”
Las fuerzas dirigidas en descenso son cargadas con vibraciones venenosas.
Ellas pueden ser usadas para tareas de materialización y disolución, y –con efecto mortal- en trabajos de magia negra.
La absorción de las kalas cargadas con las corrientes ascendentes transforman la conciencia humana y hacen posible el contacto y comunicación con entidades transcendentales. Inversamente la succión del veneno lleva al hombre en relación directa con los mundos demoníacos y con los más bajos elementales; solo el Adepto puede usar esta corriente con impunidad.

El veneno está representado por Escorpio; el néctar por Acuario. Esta fórmula doble es extensa y facilita el uso de las kalas o la estrella de fuego de Nuit y la primigenia corriente sexual representada por Babalon, mortal y vampírica.
Escorpio es la ramera, o mujer serpiente que en conjunción con la Bestia genera la kala bivalente, la semilla mixta; Acuario es la sacerdotisa virgen en quien es generada la kala doble o fluido creativo representado por el glifo del agua, duplicado, así: 􀁏. Los antiguos signos de Escorpio y Acuario son formas de la letra M (􀁌 y 􀁏) que en las cábalas Egipcia, Caldea, Hebrea y Griega es un glifo del líquido de la vida. Además, M es el Sánscrito Emkara u Omkara, que resume el ciclo entero de existencia desde la manifestación hasta la no manifestación, de la aparición a la desaparición, desde la vibración primordial hasta su final disolución en el absoluto silencio (el Vacío, simbolizado por el estado de dormir con sueños) (17).
Acuario es la onceava división del círculo celestial o zodiaco; transmite la influencia de Set, cuyo vehículo planetario es Saturno. La Mujer Escarlata es por tanto el repositorio y el foco de todas las kalas exigidas por el Adepto cuya voluntad es establecer contacto con Inteligencias transmundanas como Aiwass, Amalantrah, Abuldiz, etc.
Estas consideraciones explican por qué Crowley insistió en la observancia de la tradición arcana que sanciona la iniciación de la sacerdotisa por el sacerdote, sin prohibir el procedimiento opuesto (18). Quizás ello también explica por qué tantas operaciones mágicas de Crowley acabaron fallando por causa de él  mismo y el motivo de tantos problemas psicológicos para las Mujeres Escarlatas concernidas, varias de las cuales sucumbieron a la demencia.
Crowley suponía que una recíproca e instantánea atracción entre las partes concernidas era un signo de aptitud mágica. La pareja había, así lo decía, sido escogida por los dioses. Esto es publicado en una instrucción secreta dada por Crowley a los miembros del Santuario Soberano, O.T.O.:

La elección de una asistente parece tan importante que quizás debería ser dejado al azar; i.e. a la atracción subconsciente.
En consideración a la elección de la que tiene que servir este Sacramento, el hombre está tan confundido mentalmente, y es tan fácilmente engañado en esta materia, que no Nos parece poco razonable permitir el completo influjo del Capricho del Momento. Este así llamado capricho es quizás en verdad la Voz del Subconsciente; es decir, es la deliberada elección del Santo Falo mismo.
“El Falo es la base fisiológica del Alma superior.” Por esta razón muchos hombres son seducidos. . .
Pero permitid que la Voluntad consciente se consagre completamente a la Gran Obra, entonces la Voluntad subconsciente escogerá inevitablemente el Vehículo adecuado para la Obra.

Además de esto, sin embargo, parece según el Diario mágico de Crowley, que él no se tomó muchas molestias en asegurarse que sus asistentas poseyeran todos los requerimientos de una Mujer Escarlata. Es cierto sin lugar a duda que las particulares cualificaciones necesarias para este oficio tienen poco que ver con la condición moral de la mujer usada en los ritos.
Tanto las Prostitutas como las mujeres “respetables”, pueden poseer la competencia necesaria; el test final de elegibilidad es la pureza de pasión aportada en el ritual tanto por el sacerdote como por la sacerdotisa. No obstante hay alguna “cosa” indefinible más allá de esto y sobre este aspecto de la materia los Iniciados orientales fueron prolijos.
Sus escritos, como aquellos de los Alquimistas Medievales, fueron expresados en códigos misteriosos, impenetrables para todos excepto para los Iniciados.
Sin embargo una cosa es cierta: el loto o flor* (flower, juega con el verbo ingles fluir, manar y la palabra flor) de la hembra humana suministra los elixires vitales susurrados por los Alquimistas y Adeptos de la antigüedad.
Entre la confusión de escritos arcanos publicados hay uno -y solo uno conocido por mí- que contiene un comentario iniciático en cuanto a su “significado interno” que se aproxima a la genuina interpretación Vama Marg de este chakra. Es el Karpuradistotra de los Tántricos Kaulas, traducido por Sir John Woodroofe como el Himno a Kali (20). Allí, el Mahachakra, que es el foco del ritual místico, es el mandala o yoni de la misma Kali; una descripción detallada del trikona (triángulo invertido) que representa a la Diosa Suprema.
El stotra es una letanía de alabanzas que contienen el secreto de la adoración Kaula.


NOTAS


01.- Ninguna consideración de naturaleza moral está implicada en el término “negro” en este contexto. Meramente deseo indicar la específica naturaleza de la corriente empleada. Solo hay Magia (k); si es “negra” o “blanca” en un sentido moral depende únicamente de la intención del operador.
Nosotros no hablamos sobre ciencia “negra” o “blanca”, aunque consideraciones similares se aplican a ella.
02.- Ver Hor-Apollo, Libro 1,15.
03.- La cuarta letra, “y”, es desplazada por la letra “a” por razones que se explicarán en su debido momento.
04.- La Ciudad de las Pirámides es Binah, el tercer Sephira del Árbol de la Vida. Se refiere a Saturno y por lo tanto idéntico a la antigua concepción de la Genetrix. La destrucción final del conocimiento de Daath, el “falso” Sephira, abre las Puertas de la Ciudad de las Pirámides. En otro sentido, la Ciudad de las Pirámides comprende las series de secciones piramidales -156 en número de cada uno de los cuatro lados de las Torres de Vigilancia del Universo. Ver los diagramas basados sobre las investigaciones del Doctor Dee en el equinoccio, I, VIII.
05.- también titulado La Visión y la Voz; es el registro de Crowley de sus exploraciones de los Éteres mediante el sistema enoquiano del Doctor John Dee. Ver El Equinoccio, I, V.
06.- Post-Caitanya Sahajiya Cult of Bengal (Universidad de Calcuta, 1930).
07.- Ver El Diario mágico de la Bestia 666, Año 1920.
08.- Leah Hirsig estuvo en el oficio en la más crítica de las iniciaciones de Crowley en la que llego a ser un Ipsissimus 10º=1_.
09.- La número 7 renuncia de su oficio de Mujer Escarlata en una carta dirigida a Crowley y fechada el 26 de Diciembre de 1929, así dejó el camino libre para la número 8: Soror Astrid (Dorothy Olsen). Ver también El Renacimiento Mágico, Capítulo 8.
10.- Un yantra expresa en forma lineal los vectores de fuerza que constituyen la anatomía secreta de un “dios” o de una “diosa”. Un mantra expresa estos vectores en términos de sonido o vibración. Cada deidad tiene su yantra y su mantra y la combinación de ambos forma el tantra, o modo activo, de la invocación de la deidad.
11.- Cf. AL, I, 15, donde se describe a Crowley como “el príncipe-sacerdote la
Bestia”.
12.- El arca o arkh (Argha en Sánscrito), es simbólico de la matriz; la imagen de Nuit es por lo tanto un glifo de la Copa mágica en la que el Gran Poder mágico, mahashakti, reside.
13.- La montaña sagrada en los límites del Tíbet, adorada por los Hindúes como la estancia de Shiva.
14.- i.e. en su fase menguante.
15.- En ciertos textos antiguos, la energía Creativa en este último estadio era conocida como la Diosa Quince, nombre dado a la Ishtar de Akkad.
16.- Ver Havelock Ellis, Estudios de la Psicología del Sexo.
17.- OM, y su relación con las tres fases de la conciencia -despierta, durmiente y durmiente sin sueños- es descrita en el Mandukyopanishad. Ver en particular el comentario de Gaudapada.
18.- En una carta a J.W. Parsons, que operó en una Logia de la O.T.O. en California en 1945, Crowley escribió: “Es correcto iniciar a una dama, pero el proceso inverso está severamente prohibido.”
19.- Ver en particular, el periodo Americano.
20.- Esta obra, publicada por Ganesh & Co. (Madras, 1953), contiene el inestimable comentario de Vimalanandaswami.


Bibliografía:

-Wikipedia. Leila Waddell.
- Grant Kenneth - Aleister Crowley Y El Dios Oculto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...